sábado, 12 de octubre de 2013

¿Qué es la Navidad?

Introducción


En esta página tratamos de explicar el sentido originario de la Navidad. Sin embargo, nos encontramos que en estos días se ha deteriorado este sentido muchas veces, y a menudo estas fechas se convierten en unos días de abuso de comida, bebida y de comprar regalos. Todas estas compras, ya sea de regalos o de artículos de alimentación, si se realizan con sobriedad y como manifestación de la dicha que sentimos por el Nacimiento de nuestro Salvador es algo bueno; pero no es lo esencial de la celebración de las Navidades.

Lo que te queremos decir es que no te preocupe, para nada, si llegan estos días y no tienes disponibilidad económica para hacer gastos extras, porque esto no es lo importante en la Natividad.
Esperamos que nuestra web, ayude a recobrar un poco el sentido de estas fechas, dónde lo que tiene que predominar es el Amor, la Generosidad y la Alegría.

Qué es la Navidad

Niño Jesús
La Navidad es la celebración del Nacimiento de Cristo; que tuvo lugar en Belén, un pueblo de Palestina, hace aproximadamente dos mil años. Se celebra el 25 de diciembre y cuatro semanas antes tiene lugar el Adviento, es decir, un tiempo de espera y preparación interior.

El mensaje de la Navidad va dirigido a todos los hombres que pueblan el planeta Tierra, pues ya dijo el Ángel que anunció a los pastores el nacimiento del niño Jesús: "Paz a todos los hombres de buena voluntad". Pero realmente tiene un significado mayor para los cristianos, ya sean católicos, protestantes u ortodoxos; ya que son los que creen que el Niño que nace en Belén, es el Hijo de Dios.

Para los cristianos, este tiempo litúrgico supone volver a encontrarnos con el Señor en la humildad de una cuna, en adorar al Rey del Universo en un pobre pesebre, y en pensar en las enseñanzas que se nos transmiten en ese Belén: ahí nadie se reserva nada, todo es sencillez y alegría.

Durante estos días, estamos llamados a una unión fraternal entre nosotros, especialmente en las familias, y a vivir actos de caridad con los más desfavorecidos. Esto no tiene nada que ver con el bombardeo consumista al que nos someten los medios de comunicación.

La Navidad es para todos

Ángelitos
La tradición nos indica que al escuchar la palabra Navidad, evocamos el Nacimiento de un Niño que viene al mundo a salvarnos, para otros la Navidad es sinónimo de fiestas y diversión por doquier, algunos seleccionan esta época del año para salir a vacaciones y pasar un tiempo en familia.

Pero el verdadero sentido de la Navidad reside en reconocer que es un momento oportuno para cambiar cosas que veamos que no van, agradecer a Dios todo lo bueno que nos pasó, sobre todo el don de la vida, mirar con una óptica esperanzadora todo el camino que nos falta por recorrer, acercarnos a nuestros seres queridos, convertirnos en personas más humanas y sensibles por nuestro entorno y lo que nos rodea.

La Navidad o la Natividad, es una oportunidad y disculpa perfecta para reflexionar, hacer planes, reforzar nuestras convicciones, corregir aquellas pequeñas cosas que se puedan mejorar, ser mejores personas y seres humanos. Nada mejor que hacerlo en esta época navideña y rodeados de las personas que más queremos, aquellas que nos acompañan y transitan al lado de nosotros, y con quienes existen fuertes vínculos emocionales y de afecto.

Los regalos y las fiestas deben pasar a un segundo plano en la Navidad, lo importante es el compartir el sentido navideño en familia y con los amigos, vecinos y conocidos, compañeros de colegio y de trabajo, gente del país y de la localidad.

Por ello, resulta tan majestuoso observar cómo las calles de los barrios y de los centros de las ciudades se ponen su mejor vestido y emiten su mejor imagen en esta época del año. Para invitar a todos los pobladores y residentes a que salgan a las calles, celebren en comunión con otras personas la felicidad de estos días y a pesar de que no se conozcan, los une un mismo sentimiento y costumbres paralelas.

Por ello la Navidad es sinónimo de vida y presencia de múltiples emociones, recuerdos agradables sobre el pasado, muchas anécdotas que contar, algún contratiempo molesto que hoy se convierte en algo porqué reírnos y disfrutar. Es tal vez el momento más oportuno para hacer la paz y reconciliación entre las personas, debido a que todos sin excepción se encuentran más sensibles y dispuestos a compartir, negociar, dar y recibir.

La Navidad nos gusta y si se decora con luces y la noche se prende en una fiesta sin fin, con mayor razón. Si se trata de ser felices y dejar la amargura en el pasado, si somos capaces de pensar en el vecino y aflorar la empatía por los demás, entonces la Navidad habrá logrado uno de los más grandes propósitos con que fue concebida.

En la Navidad todos somos hermanos de corazón, y como tal debemos comportarnos, para dar y recibir vida, plenitud y esperanza. Si puedes donar cosas materiales, será bienvenido, pero en el fondo lo único que se te exige en la Navidad es que dones Amor y Esperanza, una sonrisa de alegría y mucho optimismo, un abrazo caluroso y mucha comprensión.

¡¡Te deseamos que tengas una Feliz Navidad y que te ayude nuestra página web!!